Acerca de mí

Javi Benítez nació en Tarragona un caluroso jueves 2 de Julio de 1981 sobre las 2:00 de la mañana, ya sabía que esa hora iba a ser una de sus favoritas. Toda su vida la ha pasado en Cambrils donde conoció su pandilla de amigos y donde él creía que era el chulo guaperas del grupo, pero en realidad era el graciosillo, ese que todas las chicas lo llaman ‘El simpático’.

No quería ser gracioso quería ser el chulo ligón, entonces probó con el Fútbol, ya que los futbolistas son los que más ligan. Después de 12 años y ver que los equipos solo le querían porque era el animador del vestuario, el graciosillo que amenizaba los entrenos, se dio cuenta que tenía que sacar provecho de su poder, igual que Superman con su fuerza, igual que Spiderman con su sentido arácnido, igual que Nacho Vidal con… pues él tenía que sacar partido a lo que más le gusta, hacer reír.

En Febrero de 2008 viendo actuar a Txabi Franquesa y Albert Boira, 2 de los grandes de la comedia, en el Teatro Metropol de Tarragona, Txabi le dijo una gran frase: y por qué no un día podemos estar actuando los dos encima del escenario. Rápidamente contactó con Albert Boira que iba hacer un curso de monólogos en Set d’Acció. Allí conoció a grandes amigos y grandes cómicos en la actualidad, y de ese mejunje de mentes locas y con la dirección del más loco, el mestre Albert, se estrenó en septiembre de 2009 en el Teatre Neu. Estando 44 semanas en cartelera con ‘Los Pinxes del Humor’ se hizo realidad lo que Txabi le dijo en su día, ya que pudo compartir, junto a sus compañeros, escenario con Txabi, Albert y Toni Moog.

Mientras y después de su aventura en el teatro, hacía su carrera en solitario, actuando en el circuito Fresh Comedy, participando en concursos y ganando algunos de ellos, como el Concurso de monólogos de Europa FM, también presentando concursos y galas.

En la actualidad, sigue sin ser un ligón, pero ha ganado en chulería, por eso sigue haciendo lo que más le gusta, va repartiendo sonrisas, ya que la sonrisa nunca estará en crisis, y si algún día lo está, ya vendrá él a rescatarla.